América Latina – panorama general (año 1963)

Compartir:

Diseñemos un panorama general de los números de todas las rezidenturas (bases del servicio de inteligencia en el exterior) del servicio de inteligencia checoslovaco (Departamento I de la StB – división responsable por el servicio de inteligencia en el extranjero) en Latinoamérica, a excepción de Cuba. En la tabla que sigue, se encuentran especificados los números de agentes; de figurantes (en checo: typy), que eran contactos de algún modo interesantes para el servicio de inteligencia; de los contactos secretos (en checo: důvěrných styků), los colaboradores que de hecho poseían un lugar de agente (pero que también podían ser informantes inconscientes), y también los llamados colaboradores ideológicos (en checo: ideospolupracovníků) que eran los ciudadanos de Checoslovaquia, miembros del partido comunista que trabajaban en el exterior y colaboraban de forma consciente con el servicio de inteligencia de la StB, es decir, colaboradores ideológicos y de hecho, agentes. La situación en 05.05.1963

La tabla presenta todas las rezidenturas en América Latina; la fuente es un documento elaborado por la StB para el jefe de la sección 2 del departamento I.

*En la columna Agentes está incluido el número de colaboradores ideológicos (4ª columna).

La tabla muestra que, antes del golpe en Brasil (año 1964), fue precisamente la rezidentura en Río de Janeiro (junto a sus sucursales en Brasilia y San Pablo) que alcanzó, por lo menos en número, los mejores resultados entre todas las rezidenturas en América Latina. Esta evaluación no incluye la rezidentura en La Habana, que operaba en condiciones totalmente distintas, pues en este caso, se trataba de un ambiente amistoso aliado; es decir, no como un objetivo operacional a ejemplo de los demás países de América del Sur y Central. Indudablemente sería más sugestivo sí en la tabla hubiese una columna con la cantidad de oficiales permanentes del servicio de inteligencia que trabajaban en cada rezidentura de todos los países de América Latina. Eso nos posibilitaría evaluar su trabajo de forma aún más precisa. En este momento, no contamos con esos datos. Mientras tanto, solo se sabe que en el Brasil, a la época, trabajaban 5 oficiales de la StB, de los cuales tres en Río de Janeiro y dos, un criptógrafo y un funcionario, que fueron designados para el consulado de San Pablo. Uno de los funcionarios que trabajaban en Río, viajaba regularmente para la nueva capital Brasilia. Conocemos los aliases de todos los agentes, figurantes, contactos secretos y colaboradores ideológicos en todos los países de la región observada: América Latina. Esta era la situación registrada en 05.05.1963. En contraste, en el año de 1959, en Brasil, los oficiales de la StB comandaban 10 agentes, “trabajaron” 9 figurantes y fue aprovechada ayuda de 6 colaboradores ideológicos. En este año, en Río de Janeiro, también había 3 oficiales operacionales de la StB.

Luego del golpe de 1964 ocurrieron cambios. Todos los dados estadísticos acerca de Brasil empeoraron. El ambiente amistoso para el trabajo de los agentes se convirtió en hostil, porque el golpe fue efectuado por fuerzas militares con orientación de derecha, y, que -al contrario de los gobiernos anteriores- no menospreciaba el peligro comunista.

En 1963, en Brasil, trabajaban los siguientes funcionarios permanentes de la StB: Peterka, Skořepa, Moldán (estos son aliases, los verdaderos nombre son: Kvita, Stehno, Mejstřík). En cuanto a los figurantes trabajados, podemos decir que 2 de ellos se convirtieron en contactos secretos en un período siguiente, sin embargo la adquisición de los mismos fue interrumpida. En uno de los casos el figurante, a pedido de Moscú, fue derivado a la KGB pero falleció luego del golpe de 1964. En cuanto al segundo caso, el trabajo efectuado en el figurante fue cesado por el golpe y el mismo emigró para Yugoslavia. Intentó, es cierto, adquirir asilo político en Checoslovaquia, pero la StB le negó el pedido argumentando que el figurante sería útil permaneciendo entre los demás emigrados políticos brasileños en Uruguay. Este plan al final no funcionó, pues, Belgrado reveló ser una cara más amigable del comunismo. En el período próximo al golpe de estado, dicho figurante era uno de los contactos de mayor valor de la StB en Brasil.

El periodo anterior al golpe de 31 de marzo de 1964 puede ser, sin lugar a dudas, clasificado como un período positivo en los que dice respecto a los sucesos de las operaciones de la StB en Brasil. La tabla demuestra, aunque no en detalle acerca de los demás países de América Latina, que la rezidentura en Río alcanzó en esta época los mejores resultados. Evidentemente, no se puede excluir la posibilidad de que rezidenturas con menor número de funcionarios, por ej., en México o en la Argentina; no pudiesen, desde el punto de vista del servicio de inteligencia, ser muy productivos. Igual, por el momento, nada apunta a eso. Sea como sea, es claramente visible que Brasil, a los ojos de la StB, no era solamente el país más grande del continente, sino también el más importante. Objetivamente, ese es el panorama general de los números.

Vladimír Petrilák

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *