Un Uruguay vendido

Compartir:

En las imágenes, vemos dos importantes intelectuales uruguayos, ambos ya fallecidos, y que tienen lugar de honor en la historia intelectual de su país. El primer posee incluso una fundación que lleva su nombre y ambos son autores de muchas publicaciones que denuncian la naturaleza maligna del “imperialismo” estadunidense y del capitalismo en general. Ellos se afirmaban como socialistas, no comunistas. Poseían una igual característica, además de conocerse y haber actuado en la misma época, fueron agentes por un largo período y muy bien evaluados por el servicio de inteligencia comunista checoslovaco, el Directorado I (Departamento I – inteligencia en el extranjero) de la StB.

El primero, cuando de la desactivación de la rezidentura del servicio secreto checoslovaco en Uruguay en 1977, para que no ser desperdiciado, fue entregado a la inteligencia soviética, la KGB. Luego, en lugar de servir a la Checoslovaquia, este “patriota” socialista pasó a responder directamente a Moscú. Al menos era lo que se suponía que tuviera servido – acorde al registro en la lista de verificación (documento de la StB encontrado en su carpeta personal) -, ya que fue derivado a los soviéticos en 23 de setiembre de 1978, pero falleció en noviembre de 1980 con tan solo 58 años de edad. Si realmente trabajó para la KGB, no sabemos y no podemos confirmar, pero si eso sucedió, no duró mucho. Sin embargo, es cierto que él cooperó con el servicio de inteligencia checoslovaco de 1964 a 1977. Fue agente por ininterrumpidos trece años. No solo proveía información, pero también participaba de las llamadas operaciones medidas activas, es decir, realizó operaciones por las cuales el servicio de inteligencia comunista ejecutaba sus políticas de influencia secreta en el Uruguay. Como regla, se trataba de arma de publicar mentiras y manipulaciones intencionales en la prensa o en libros, o medias verdades bien dosificadas. Ese agente fue extremadamente eficiente, también reclutando para la StB dos otros agentes – su esposa y un amigo.

La imagen del segundo agente es formada por dos retratos suyos. El de la izquierda fue retirado de Internet, cuando buscado por su nombre y limitando los resultados de la búsqueda apenas para imágenes. No fue posible encontrar una mejor fotografía de ese hombre. Él trabajó esencialmente en los años 60 y 70 del pasado siglo, y de no ser una persona famosa a ejemplo de un jugador de fútbol o un artista, Internet no nos ofreció muchos resultados acerca de su persona. Y es por ese motivo que agregamos al lado de esa imagen de Internet, aquella que consta en su carpeta en los archivos del servicio de inteligencia checoslovaco (imagen a la derecha). Nuevamente, en este caso, también fue un agente reclutado para cooperar (de forma consciente y remunerada) en 1966. Nueve años más tarde, la StB, “debido a su condición mental”, no quería seguir usándolo o manteniendo contacto. Como informado por el agente del párrafo anterior, en 1975, ese “ex Secretario del Tesoro” empezó a beber mucho y perdió el control sobre sus actos. Durante el mejor período de cooperación con el Servicio de Inteligencia de Praga, también fue asesor del Ministro das Financias del Gobierno del Uruguay. Él fue usado activamente por la StB hasta 1972, entonces sus posibilidades en la inteligencia empeoraron radicalmente, hecho que fue vinculado al agravamiento da crisis política uruguaya. Perdió su empleo en la capital y rompió con el Partido Socialista. Era economista, autor de muchas publicaciones en el área. Un socialista convicto, pero solo hasta 1972.

Los archivos sobre los agentes uruguayos que trabajaron para a inteligencia checoslovaca de la StB son intrigantes. Muchos de esos agentes eran “políticos, ensayistas y legisladores” (es el caso del hombre que aparece en la primera foto), son carpetas voluminosas, lo que significa que poseen una extensa ficha de trabajo para el bloque procomunista. Como en muchos casos, se tratan de personas muy conocidas en Uruguay, entendemos que es necesario complementar sus biografías y datos oficiales, pues, no encontramos ninguna mención a los servicios proporcionados a la Inteligencia del bloque comunista. En un futuro próximo, revelaremos más acerca de la vida de esos agentes.

Vladimír Petrilák

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *