Trías y Crobyn, Una compañía no tan próxima

Compartir:

Muy a menudo, un cierto tipo de personas atribuyen todas las formas de teorías de conspiración a las siniestras fuerzas de la CIA, que estarían por detrás de todas ellas. Una agencia muy criticada del gobierno estadounidense lo encubre todo: los ovnis, la muerte de Kennedy, y ahora, Corbyn y Trías.

Así como mezclar Kennedy con OVNIS es ridículo, mezclar Jeremy Corbyn con Vivian Trías, es un error.

El autor del texto TRÍAS, CORBYN: EN BUENA COMPAÑÍA (Luis C. Turiansky,

http://www.uypress.net/auc.aspx?83678,67) mezcla varios problemas sin notar sus diferencias significativas.

En primero lugar, un pequeño y casi irrelevante detalle estético: la sigla StB está escrita con una letra minúscula “t” en el centro, porque esta abreviatura estaba compuesta por dos palabras, no tres: Státní bezpečnost[1]. Es decir, Seguridad del Estado. Esta organización, así como la Gestapo u otros órganos de seguridad alemanes, fueron legalmente declarados criminales por la legislatura checa. Y es por ese motivo que se revelan sus acciones: para que el mal que la StB co-creó y protegió, no se repita.

El autor afirma que el nombre del instituto checo para la investigación de los regímenes totalitarios (ÚSTR)[2] es un eufemismo, puesto que en su opinión, tan solo se ocupa de uno de ellos; el del período de la Guerra Fría, omitiendo el primero, el nazi. Evidentemente eso no es verdad. Todos quienes incluso por Internet accedan a los recursos de archivo facilitados por este instituto, verán allí numeroso material de la ocupación alemana. Del mismo modo, en lo que dice respecto a la actividad editorial del Instituto – ÚSTR, encontraremos muchos estudios volcados a los años 1939-1945. Habrá sí un menor número de ellos en comparación a los que describen los tiempos del comunismo, pero esto resulta de una simple constatación: mientras la ocupación alemana duró 6 años, ¡el régimen comunista duró 41 años (1948-1989)! Casi siete veces más. También es comprensible que haya más interés centrado en eventos que todavía recordamos mucho, pero eso no significa que el Instituto, en sus investigaciones y publicaciones, omita los tiempos del primer totalitarismo. Todo lo que tiene que hacer es cliquear en la pestaña “publicaciones” en el sitio web del Instituto y, entre las 10 más recientes que allí se muestran, 3 se refieren al tema de investigación que supone ausente[3]. Además, hay dos publicaciones periódicas disponibles. En cada una de estas revistas, aparte de textos que describen el totalitarismo comunista, también hay un texto sobre el anterior.

Es importante no sucumbir a falsas impresiones o teorías precoces, que no están basadas en hechos, y verificar mejor la situación. El Instituto Checo de Investigación sobre Regímenes Totalitarios también se ocupa del nazismo y se puede averiguarlo fácilmente. Quién dice lo contrario, sencillamente falta a la verdad.

No hay similitud entre el caso de Jeremy Corbyn y el caso de Vivian Trías.

Corbyn, como lo demuestran los materiales reunidos en el archivo de Praga, no cooperó con la inteligencia checoslovaca como agente. Repito: el contenido del maletín el cual se hace referencia al político británico, no contiene tal información. Este no es un archivo concerniente a él, sino a la defensa de la embajada checoslovaca en Londres. Corbyn aparece de forma bastante accidental, y se han registradas tres reuniones “diplomáticas” checoslovacas (en realidad con un espía) con este político, y eso es todo.

Este diplomático no tuvo tiempo de establecer nada con el británico porque fue (justamente) expulsado de Gran Bretaña. Y antes de ser expulsado, logró dedicar a Corbyn 12 páginas de una carpeta que está dedicada a otra cosa.

En cuanto al político uruguayo, estamos ante una situación completamente distinta: en primer lugar, tiene su propio archivo personal. Tiene 2.500 páginas. Entonces, la principal fuente de conocimiento sobre él, cuando se trata de StB, proviene de material dedicado solo a él. Mientras Corbyn se encontró con un espía tres veces, Trías se había reunido durante dieciséis años con seis oficiales de inteligencia y, a diferencia del británico, recibía dinero por la información proporcionada y por las operaciones activas llevadas a cabo en nombre de StB. Mientras que el contenido de los materiales relacionados a Corbyn le beneficia, el de Trías le desfavorece. Se puede entender la indignación por parte de la opinión pública, pues molesta la falta de prudencia de Corbyn, hace más de treinta años, en encontrarse con un espía comunista. Pero cuando se trata de actividad de espionaje en favor de la Checoslovaquia comunista, el laborista británico no hizo nada malo. Es posible que no supiera haberse reunido tres veces con un oficial de inteligencia profesional que se presentó como diplomático. Trías, sin embargo, sabía con quién estaba tratando, y lo sabía desde el año 1964. Él sabía exactamente lo que estaba haciendo y para quién lo hacía.

Si nos fijamos en el calendario electoral, realmente no hay tiempo oportuno para publicar datos que comprometan a alguien. Asimismo y casi siempre, hay elecciones u otros eventos importantes en el calendario político. Pero no estamos interesados ​​en la política uruguaya actual. Nuestra investigación está volcada a la historia de hace medio siglo.

Según Carlos Turiansky, los ex funcionarios del servicio secreto trabajan en el instituto checo. De su texto se desprende que se trata de servicios secretos comunistas. Estas personas no están allí. Pregunté a gente que tiene conocimiento sobre ello en Praga. No hay un solo empleado anterior de StB. El Instituto fue fundado en 2007. A una persona que trabajó en el USTR y conoce las relaciones allí, le consulté sobre el número de ex oficiales de la policía secreta que trabajaban en el instituto, y consideró la pregunta… “tonta”. De todos modos, como me dijo uno de los historiadores que trabajan actualmente en el Instituto, la condición para la admisión al trabajo es un certificado de lustración, lo que automáticamente excluye a los ex oficiales de la StB y sus agentes.

Si el autor del texto visitó el edificio de esta institución (y sé que vive en Praga, lo tiene cerca), vería con sus propios ojos que la mayoría de la gente que trabaja allí, en tiempos de comunismo, o no vivía o iba al jardín de infantes. Por lo tanto, no sé de dónde vendrían esas ganas de venganza por la “traición a los ideales del comunismo” por parte de estas personas, acorde al autor del texto TRÍAS, CORBYN: EN BUENA COMPAÑÍA.

El Instituto de Investigación sobre Regímenes Totalitarios fue creado con el objetivo de revelar los mecanismos que llevan a la destrucción de la democracia y la libertad.

Revelar sin divulgarla públicamente es imposible. La libertad de investigación es una de las libertades fundamentales de una sociedad democrática. Su limitación conduce al fortalecimiento de las tendencias totalitarias. Espero que Luis C. Turiansky no conserve tales intenciones.

Mauro “Abranches” Kraenski, Vladimír Petrilák

Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios – ÚSTR, https://www.ustrcr.cz, https://stbnobrasil.com/es/home-4

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Státní_bezpečnost

[2] https://pt.wikipedia.org/wiki/Instituto_para_o_Estudo_dos_Regimes_Totalitários

[3]  Publicaciones: 1.Jaroslav Čvančara: Pravomil Raichl. Život na hranici smrti. 2. Pavel Tigrid: Volá Londýn. Ze zákulisí československého vysílání z Londýna (ed. Prokop Tomek).  3. Martin Jindra: Sáhnout si do ran tohoto světa. Perzekuce a rezistence Církve československé (husitské) v letech 1938–1945 (https://www.ustrcr.cz/publikace/)

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *